Teatriz – Cocina Europea

25 04 2008

Zona: Recoleta

Dirección: Riobamba 1220

Teléfono: 4811 – 1915

Antes de entrar a Teatriz, el imponente telón de cemento sostenido por dos manos anónimas te va a impactar. Ya entonces, cuando detrás del generoso vidrio se muestren las inmaculadas mesas coronadas con copas, tus expectativas serán mejores, y aun así, el menú las va a ennervar más. El lugar se aclimata con una luz baja que da brillo artístico a las modernas instalaciones; y, en borgianos detalles de ajedrez, se agrega un estilo laberíntico. La palabra clave es elegancia: una calidez distinguida. Para que las imágenes hablen más que mil palabras, aquí encontrás fotos.

Pero lo que hace que Teatriz consiga agotar localidades, más que sus finos espacios, es su oferta gastronómica. El servicio es para llevar al Colón: los mozos impolutos te atienden la mesa sin que haga falta que chistés, como es debido. Se les puede criticar la seriedad, pero como va con el ambiente, podría decirse “parte del show”. Entonces llega la carta, y, aunque no se bajen las luces, se levanta el telón y empieza el espectáculo…

Para entretenerte antes de la función, las entradas teloneras van desde ceviche de pulpo español a Won Tons de centolla y queso de cabra; pasando por empanaditas de carne cortada a cuchillo con queso y ciboullette; carpaccio de Salmón ahumado, mostaza en grano y verdes; y cuatro diferentes sabores de tapas españolas. Lo demás te lo dejo de intriga… ¡no vas a pedir el final!

El menú pone en escena a un reparto exclusivo de 23 platos principales. Pero, como un one night only: aunque limitado, intachable. Hay pasta, pescados y mariscos y carnes y aves. En lo primero, merecen ovación los ravioli de salmón ahumado, camarones y champignons; los linguine al negro de calamar español con variación de frutos de mar; y los cappelletti de carne, hongos del bosque y tomate natural. Bajo el mar, el mero con almejas en salsa verde provenzal y el salmón rosado en salsa de dïll y sauvignon blanc con papas rösti son dos funciones imperdibles. Y, en lo que es carnes y aves, la divina comedia está entre el clásico, pero nunca desprestigiado, lomo grillé (acá es con papas paille y verdes que le dan un toque más dramático); el pollo de campo al ajillo y pimientos con papas crocantes y vegetales; y, estrella indiscutida: el cordero patagónico en crust de hierbas, rúcula y papas al romero.

La velada es de lunes a viernes, mediodía y noche; y sábado sólo por la noche. Éxito asegurado si vas con tu gorda, o ideal para un festejo ocasional con amigos. Si invita la familia, es una opción tranqui, apta para una buena conversación. El valor de la entrada para este teatro culinario, por persona, ronda los $60. No te lo pierdas.