El Museo del Jamón – Cocina Española

10 12 2006

Zona: Microcentro

Dirección: Cerrito 8, esquina Rivadavia 

Teléfono: 4382-4144 / 7648 

 

Salado como el jamón, ¡pero realmente lo vale! Si te gusta comer bien y en abundancia, éste es tu lugar. Eso sí, pasate a principio de mes y con la billetera gordita para no quedarte lavando los platos… 

En España, jamón es sinónimo de tradición. Ya los celtas adoraban al cerdo como animal sagrado. En El Museo del Jamón, el que se va a arrodillar ante los platos vas a ser vos. La atención está más allá de toda crítica: esta gente hace de la cocina y del servicio un arte de verdad.  

Entrando aquí encontrás el menú completo. Para picadas magistrales, podés optar por jamones nacionales o españoles. Entre salchichones, chorizos y morcillas, vas a querer que la entrada dure para siempre. También podrías empezar con quesitos varios (de cualquier clase y color), matambres, aceitunas, salamines y boquerones (pececitos con los que se hacen las anchoas). Recomendaciones completísimas: la Gran Picada Museo y la Tabla Especial del Museo. 

Si querés entradas propiamente dichas, a las tapas de este resto las envidian hasta los gallegos. En criollo, las tapas son como mini bocaditos previos a las comidas principales. Las sirven frías y calientes y de todo tipo, pero las de pulpo español se roban todos los aplausos. También hay entradas frías y calientes si no querés innovar a la española. En mariscos este lugar es insuperable. Desde rabas hasta chipirones tenés mil opciones y todas igual de buenas.  

Ya cuando pensaste que estabas hecho, te das cuenta que ni empezaste a comer. Para platos principales podés quedarte con los potentes omelettes, las inmensas tortillas, las coloridas ensaladas o las sopas españolas tradicionales y no vas a pasar hambre. Pero si te quedó lugar para encarar un buen plato principal, no dejes de mirar las opciones de pescados, aves, carnes, arroces y pastas. El salmón rosado a la plancha con salsa tártara o el pez espada con salsa de morrones son sólo un par tímido de recomendaciones entre un plantel VIP de opciones marinas. En aves y carnes se destacan el conejo, el matambrito y el pollo salteado al estilo Bilbao. Las paellas son para sacarse el sombrero: la valenciana y el arroz con mariscos por encima del resto. Finalmente, si sos amante de la buena pasta, pedite unos Ravioles del Museo. Después me contás… 

Antes de pedir la cuenta, los postres. Podés perder el tiempo leyendo las ofertas, pero si querés un broche de oro para tu comida, pedí sin miedo panqueques con dulce de leche!.  

El Museo del Jamón sin duda es para una salida especial: podés llevar a tu familia o a tu pareja. Tus amigos te abandonarían en la puerta al mirar los precios. Acá podrías traerlo al rey de España y quedar como un señor, pero rezarías para que él pague la cuenta: estamos hablando de $70 por persona, aproximadamente. Si eso no te espantó, está abierto todos los días, mediodía y noche.  

 

museo_del_jamon_f3.jpg





Oviedo – Cocina Española

23 11 2006

Zona: Recoleta

Dirección: Beruti 2602

Tel: 4821-3741/4822-5415

Si se trata de comida española, no dudo en tomar a Oviedo como referente. En Beruti 2602, medio escondido en un barrio que no se destaca por sus restaurants, encontramos uno de los mejores lugares de Buenos Aires para comer pescados. El lugar nos trasporta a otro país, un país no definido, pero con aires europeos. Toda la esquina está acaparada por este restaurant, muy bien ambientado, muy luminoso, para nada común. La atención es excelente, mozos atentos y educados. Se trata de un lugar señorial, donde podríamos llevar a la más exigente de las abuelas españolas y saldría feliz.

Si queremos ordenar vino, la carta es muy completa. En cuanto a la cocina, para empezar tenemos de todo, desde tortilla a la española, empanadas gallegas, tapitas, langostinos rebosados, chipirones saltados, todo acompañado de un encantador platito con alguna tapita que te ofrecen al llegar.

Creo que cualquier plato que se pida en Oviedo va a ser más que halagado. Me animo a decir que todos los platos de pescado están elaborados a la perfección, con unas guarniciones ideales y justas. Por supuesto que podemos apartarnos de los pescados e ir a los mariscos, o las pastas, siempre llevándonos gratas sorpresas. Cada plato es único, lo mismo que su decoración. Y hablando de decoración, los reyes son los postres. Una variedad de helados caseros con crocantes tulipas son una muy buena opción, junto con un muy delicado soufflé de chocolate y un imperdible panqueque de manzanas y caramelo, acompañado de alguna bochita de helado de la casa.

Este lugar es impresionante, lo mismo que sus precios. No es un lugar para ir a comer todos los días, pero puedo afirmar que la cocina de Oviedo está a la altura de sus precios.

Abre todos los días, mediodía y noche.